viernes, 19 de julio de 2013

Tomate fresco o salsa de tomate ?

Los fitoquímicos son sustancias bioactivas presentes en alimentos de origen vegetal que juegan un papel directo más que positivo en la salud, reduciendo los impactos ambientales negativos y previniendo la aparición de diversas enfermedades de evolución crónica.


Sólo un poco de teoría para entrar en materia...
Un grupo importante de fitoquímicos son los terpenos, entre los que se encuentran los carotenoides, pigmentos liposolubles naturales de color amarillo intenso, naranja y rojo. El carotenoide más conocido es el beta-caroteno y se encuentra en casi todas las frutas y hortalizas de color anaranjado. A quien no le contaron de pequeño lo importante que era comer zanahorias? Otro tipo de carotenoide es el licopeno, y el alimento más rico es el tomate, nuestro protagonista de hoy.

Las dos primeras causas de muerte en los países desarrollados son la enfermedad cardiovascular y el cáncer. En los últimos años se han producido diferentes hallazgos epidemiológicos que apoyan el efecto protector que tienen los carotenoides en general, y el licopeno en particular, frente a estas enfermedades crónicas degenerativas.



Hasta aquí todo fenomenal, ya nos hemos aprendido la teoría, hay que comer tomate, no? 

Pero cómo hacemos para aprovechar al máximo esta potente actividad antioxidante que nos aporta el tomate? Incorporo un tomate a mi ensalada? Añado una rodaja de tomate al sándwich? Un puñado de tomatitos cherry como guarnición?

La eficacia de absorción del licopeno se incrementa con la trituración y/o calentamiento de los alimentos. Al triturar o cocinar el tomate se disocia la matriz cristalina y los complejos proteína-carotenoide contenidos. El proceso de cocinado además provoca una isomerización del licopeno hacia una forma cis que es absorbida mucho mejor por el organismo.

Entonces, tengo que triturar o cocinar el tomate para aprovechar el máximo sus propiedades? Sí! y además aún podemos hacer que nuestro organismo absorba mejor aún estas sustancias. La presencia de lípidos favorece la biodisponibilidad del licopeno ya que facilita su disolución mejorando la absorción.

Cómo junto entonces el licopeno y los lípidos? La mejor respuesta es combinar el tomate con aceite de oliva. A mi se me ocurren estas opciones, a vosotros?


     - Salsa de tomate casera

     - Gazpacho en verano

     - Sopa de tomate en invierno

     - Tomate triturado con oliva sobre pan tostado 

     - Salmorejo

     - Pisto


Llega el fin de semana y al fin una buena noticia.
Nada de ensaladita de lechuga y tomate para el cargo de conciencia, pasta con salsa de tomate y oliva! Todo sea porque nuestro organismo absorba muy pero que muy bien el licopeno… 

Más adelante hablaremos de los taninos, otros fitoquímicos que se encuentran en gran cantidad en el vino tinto, así ya podremos disfrutar ese plato de pasta con una buena copa de vino!

Buen fin de semana a todos !

No hay comentarios:

Publicar un comentario